Veinte y Cuatro

Una idea de vender playeras que se transformó en una marca que rescata la cultura popular mexicana, hecha con mucho amor por dos hermanas oaxaqueñas.



Hace ya dos años que mi hermana y yo empezamos con un proyecto que nos motiva e inspira para contagiarlo a los demás. La idea empezó muy simple: vender playeras con frases. Pero, ¿qué frases? Que si de motivación para el gym, que si de la escuela, que si de las que dicen las mamás, de canciones, de películas... teníamos una listota, pero nos decidimos por las mexicanas. Sabíamos que playeras con esa temática ya había muchas, y claro, pudimos haber puesto las líneas de "Cielito Lindo" y ya estuvo, sin embargo buscábamos algo más "nuestro", algo más generacional.


Todos los días el mexicano arma frases que sería imposible traducir a otro idioma, se arma palabras y juega con los significados; y eso era justo lo que queríamos poner en nuestras playeras. No queríamos nada en spanglish y menos en inglés, pues la idea era que fuera 100% mexicano, incluso desde su elaboración.

Nuestra primera colección constaba de siete diseños, sin temática, sin idea de cómo imprimir una playera o en cuánto las íbamos a vender. Parecía que estábamos jugando a las emprendedoras, y puede que sí, pero teníamos una meta: Dar a conocer la marca y que en el proceso Veinte y Cuatro se mantuviera siempre fiel al concepto. Entonces, luego de dar mil vueltas buscando proveedores, nos quedamos con el que nos quedaba más cerca, imprimimos las playeras, mi hermana le habló a sus amigas y le dedicamos un par de días a tomar las fotos para lanzar el Instagram. Aquí les dejo las fotos del throwback de nuestro primer lanzamiento, al que nombramos "Es de Mexas":



--> Un agradecimiento especial a todas las niñas increíbles que aceptaron ser parte de la marca, para nosotras lo serán para siempre. <--


Luego de esta primer edición nos entró la locura y comenzamos a diseñar más frases, y fue aquí donde por fin me cayó el veinte de que calidad vs cantidad lo es todo en diseño. Aunque salieron diseños muy chidos, la verdad es que la mayoría ya no tenían mucho sentido y nunca debieron salir a la luz, pero aún así los publicamos y los vendimos. A continuación dejo los que fueron rescatables y que a la fecha mantenemos:




Justo al terminar esta edición, la cual no me acuerdo por qué no nombramos, el proyecto lo pusimos en pausa total. Yo estaba por entrar a mi último año de la carrera, sentimentalmente destruída y con muchos otros trabajos de freelance; mi hermana, en arquitectura y pensando en cambiarse de carrera. Fueron tiempos bastante inciertos para la marca, pero en el fondo sabíamos que no la dejaríamos morir, no solo porque eran playeras padres, si no porque creíamos en el proyecto.


No andábamos muertas, andábamos de parranda


Sabíamos que la nueva colección debía tener un significado más allá del de ser mexicanos, algo más específico, más real y más importante. Es una marca hecha por mujeres, y era claro que debía estar dirigida a mujeres, sobretodo en un momento histórico (como lo sería la marcha del 8 de marzo y el paro del 9) con una realidad social muy delicada. Si vives en México, sabrás a lo que me refiero, si no, seguramente también, porque en ningún país del mundo las mujeres estamos exentas de situaciones así.


Meditamos mucho el hecho de que podía darse a malentendidos, en el que la empresa "lucrara con la causa", como varios grupos lo señalaron de pequeñas empresas y negocios locales.


Nuestro objetivo, al también ser mujeres, era poder levantar la voz desde nuestra trinchera mediante la colección, y que pudiéramos unirnos al GIRL POWER tan fuerte que se venía ese fin de semana.

Coincidió que una amiga tenía en puerta un proyecto editorial universitario, la revista 3.0, y querían entrevistarnos para su sección de éxito juvenil. Nos sentimos demasiado halagadas y nerviosas, pero junto con su equipo nos lanzamos a explorar el centro de la Ciudad de Puebla y a tomar las fotografías para nuestro lanzamiento en redes y su edición. Este fue el resultado de un día entero de photoshoot:



Fue un día muy cansado pero demasiado satisfactorio. Los resultados nos encantaron a ambas partes del equipo y teníamos muy buen material para trabajar. Al regresar fuimos a comer-cenar tacos y a escoger las mejores tomas, después salimos a festejar y al día siguiente no dejamos de editar. Empezó la semana y así también poco a poco las ventas, estaban por llegar productos extras como las stickers, cuadernos y blocks de notas, cuando de repente todo cambió.


Es lo inesperado lo que te cambia la vida


Las noticias confirmaban que el COVID-19 se trataba de una pandemia y por lo tanto se debían tomar las medidas necesarias para aplanar la curva de infectados en México. La universidad suspendió clases, los negocios comenzaron a cerrar y finalmente, era hora de regresar a casa. Después de haber invertido los ahorros de los primeros trabajos del año, los resultados no serían los esperados; eso me angustiaba en serio. Afortunadamente tengo a hermana, sin ella, probablemente sería una bola de ansiedad, pero siempre sus ánimos, su energía y motivación me impulsan a seguir adelante.


Si algo es cierto, es que en equipo todo se puede. Con nuestra maleta llena de Veinte y Cuatro, dejamos la ciudad que la vio nacer, tristes y nerviosas, pero sin dejarnos vencer, listas para el siguiente desafío.