Querido Happy Hour

Con el nervio que toda inversión lleva, me inscribí al Happy Hour de Querida, una comunidad de mujeres emprendedoras que me inspira a decirle que sí a mi sueño.



La frase de "le tienes miedo al éxito" siempre me había sonado a chiste, como algo que le dices al que no se atreve a escribirle a su crush y ya. Nunca me lo tomé en serio y me daba risa hasta que después del primer módulo del curso, donde hay un montón de introspección, sentí que me quedó como anillo al dedo. Antes de seguir contándote, primero te explico qué es el Happy Hour.


El Happy Hour es una consultoría creativa que no solo te da los pasos para hacer de tu idea un negocio rentable, sino que además te acompaña, te motiva y crea un grupo de mujeres que se ayudan y apoyan en el proceso (a diferencia de cualquier otro curso o manual de emprendimiento donde vas sola contra el mundo). La idea es que disfrutes las sesiones en vivo con tu bebida favorita, pero como ahorita vivo en casa de mis papás, lo único que me puedo preparar es un chocomilk.


Volviendo al punto, creo que le he tenido miedo al éxito desde hace un tiempo, y no es porque no tenga porra, lo contrario, TODA mi familia me apoya y deposita su confianza en que voy a lograrlo todo. Quizá es esa presión que siento la que me hace caminar de puntitas por el camino del emprendimiento.


Es muy curioso cómo funciona, un día me urge renunciar a todo para dedicarme de lleno a eso que me apasiona, y otros me abruman las cuentas por pagar y me quedo donde hay dinero seguro. Fue así como en un arranque de confianza, me comprometí conmigo misma a dedicarle dos horas a la semana a mi proyecto. Y ¿qué proyecto quería hacer? No tenía ni idea. Bueno, eso es mentira, si tenía una idea; mejor dicho muchas, solo me faltaba elegir una. Todas son buenas y tienen bastante potencial, hasta logo les hice jajaja, pero la elegida ya está en proceso de registro ante el IMPI.


Justo también esta semana estuve platicando con mi amiga de toda la vida, y ella también quiere emprender! Salud por eso comadre! La verdad han sido dos semanas en las que me he sentido súper motivada y feliz pero también preocupada y con miedo. Tengo ganas de gritar todo lo que he planeado para esta marca, pero sé que todavía le falta un ratito en el horno. Después de calcular cada paso y no llegar a ningún lado, ahorita que me estoy aventando parece que lo hago a lo loco, pero voy sin miedo al éxito.