Rediseño: Hygge Slow Coffee

Este caso es prueba de que nunca es tarde para ponerle la imagen correcta a tu marca o negocio; nunca es tarde para el diseño.



Este caso de diseño fue parte de mi 2019, cuando mis pasos como freelancer eran de bebé recién nacido, y de ahí aprendí un montón. Lo primero y más importante: cuando a un cliente le gusta su logo y solo busca un facelift, no solo le des un facelift, si no una identidad de marca a partir de ahí. Si, ya sé que no lo hiciste tú y probablemente lo odies, pero si ya está "enamorado" de su logo, será my difícil hacerlo cambiar de parecer; no digo que no lo intentes, solo que no lo fuerces.



El cliente me comentó que no contaba con ningún manual de identidad y que desconocía la tipografía que se había utilizado. Mi curiosidad de diseñadora me ganó y me dispuse a investigar qué tipografía había utilizado, sin embargo, utilicé todo buscador posible sin éxito. Al final, decidí trazar la tipografía y estilizarla para lograr una mejor estética.


Sabía que debía estilizar la tetera también para que todo se sintiera unificado, pues era muy importante que el logotipo pudiera adaptarse a redes sociales, porque el propósito era además de buscar atraer más clientes, buscar entrar a los servicios de Rappi y UberEats.


Una identidad que va más allá del lugar


La palabra "hygge" es de origen danés y no cuenta con una traducción literal al español, sin embargo, se entiende como:


Encontrar la felicidad en las cosas simples, es sentirse en casa, es dedicar un espacio para relajarse y disfrutar el ahora, es tener un momento diario para compartir con un ser querido, también es ser amable consigo mismo y con los demás.

El cliente me compartió muchísimas referencias y elementos que quería integrar a su identidad, por un lado porque se encontraban en la estética del lugar, y por otro, porque ya había invertido en algunos recursos gráficos; así mismo, tenía una paleta de color enorme y varios estilos de tipografía que buscaba usar. Tenía que armar una identidad a partir de eso y del logo que acabábamos de estilizar. Los resultados:



La variante del logotipo era importante para poder utilizarla como foto de perfil y como sello para el contenido digital y productos físicos, tales como desechables y envolturas. Fue una abstracción de los elementos centrales del logotipo, pues se trataba de los principales.


El siguiente tema fue la paleta de color, y como te contaba hace rato, el cliente ya tenía ubicados tonos específicos, así que para este paso estuvo presente para su selección. Después de darle en el clavo a todos los colores que tenía en mente, armé varias propuestas de paleta de color, casi todas fueron rechazadas. Esta fue la elegida:



Para el caso de la tipografía, fue un proceso más tranquilo, pues al conocer el estilo que buscaba, fue más fácil encontrar y proponer conjuntos de tipografías. El cliente buscaba tipografías tipo: tiza sobre pizarrón, plumón y de tinta. Cabe mencionar que el logo mantiene su tipografía única, ya que fue trazada, y no busca incluirse en otra parte de la identidad. La tipografía que se utilizó para el slogan es la que se mantiene para textos largos, mientras que las siguientes son para títulos y otras aplicaciones:



Se incluye en el manual de identidad el uso aprobado del logotipo, y se presentan solo cuatro casos para Hygge Slow Coffe. Los primeros dos (de arriba hacia abajo) muestran al logotipo con todos sus elementos, sin embargo, en los otros dos, para su legibilidad sobre fotografías, se decidió que la forma de la tetera fuera completa y estuviera "rellena", creando así una tercera variante del logotipo.



La primera imagen corresponde a un fondo de color, mismo que se deberá encontrar dentro de la paleta y la segunda tiene: una fotografía de fondo y una pleca del color principal con opacidad al 65% para la legibilidad del logo original. La tercera no tiene la pleca por la variante del logo, y, por último, la fotografía se encuentra dentro del logotipo para que la textura sobresalga mediante la taza.


Finalmente, con la tercera tipografía decorativa, se creó una textura que funciona como wallpaper tanto de manera física como digital. En ella se incluyen palabras relacionadas con el concepto de la cafetería, mismas que se encontraban dentro de las referencias del cliente y en el local.



Un proyecto largo y de mucha paciencia, aprendizaje y retos. Con cada cliente se aprenden cosas diferentes y pones a prueba, no solo lo que sabes, si no también lo que piensas. Es muy bonito trabajar con gente emprendedora, que busca lo mejor para su proyecto y que está tan entusiasmada que busca y busca ideas.


Estamos los diseñadores para escucharlos y ayudarlos a aterrizar todo lo que traen en mente para darle forma a su visión y que el resultado sea excelente, pero a veces, el cliente no sabe lo que quiere, o no puede identificar que lo que pide no es lo mejor, y también estamos para eso.