Branding & Web: Cartas de un Lector

Aquí se demuestra que de un challenge pueden salir cosas padrísimas que crean comunidad en un México que no lee.


Siendo honesta, no tengo las cifras actualizadas de cuantos libros se leen por persona en el país, pero no creo que hayan cambiado mucho en los últimos años, pues ya lo hubiéramos puesto en las noticias y enorgullecido de ello, quizá hasta el país hubiera cambiado (es una de las maravillosas consecuencias de la lectura).



Trabajar en este branding me hizo recordar cuando devoraba libros. No era que me comiera las páginas, pero los leía tan rápido como cuando comía postres. Leía muchísimo y mis libros favoritos eran aquellos que integraban momentos históricos como la caída del Muro de Berlín, la Revolución Española, etc. Pero esta es la historia de Rodrigo, quien se puso una prueba en 2018: leer tres libros al mes. Después de la primera entrevista con él, entendí perfecto ese sentimiento que buscaba transmitir. Puse manos a la obra y comenzamos estableciendo la misión de Cartas de un Lector:


Es mediante reseñas que van más allá del libro y recomendaciones para la formación del hábito, que Cartas de un Lector busca incentivar la lectura en adultos jóvenes y que con su punto de vista original invita al diálogo con otros lectores. Sus cartas te sumergen en la vida del autor explorando el contexto que lo rodeaba para tratar de entender el por qué del libro y porqué deberías leerlo.

Me llamó mucho la atención cuando me comentó el por qué integraba el contexto en el que vivía el lector, pues es algo que no había notado en alguna otra reseña y algo que entendía como diseñadora. La personalidad de Rodrigo es la de una persona energética, súper amable, y carismática, y estaba segura de que eso se reflejaba en sus reseñas.


Estableciendo el mood


Era crucial reflejar la personalidad de Rodrigo y poder aterrizar un estilo fresco y diferente con base en todos los conceptos que giran alrededor del hábito de la lectura. Nuevamente, recurrí a mis notitas, para poder partir de ahí.



El objetivo del blog se resume así: Cartas de un Lector quiere ser el principal portal para la referencia de obras literarias, el debate entre la comunidad y un buzón de cartas para todos los autores que tocaron el corazón de un lector.

Se hizo una búsqueda exhaustiva de imágenes para cada uno de los conceptos de mood boards. Era importante concentrarnos en lo que expresaban y nos hacían sentir o pensar, lejos de sus colores, para seguir esa dirección. El board elegido fue: The Good Old Times. La inspiración para este parte de cuando se escribían cartas a mano y se recibían en el buzón, de las bibliotecas y su olor, un poco de café y tinta, así como del proceso de leer: desde escoger el libro hasta comentarlo. ¡No pudo haber sido mejor elección!



De la imagen al logo


Si bien las referencias son de hace varios años, el logo no tiene que verse de hace varios años, por eso me resultó muy interesante poder traducirlas a algo contemporáneo sin perder el mood. Se realizaron cuatro, sin embargo, solo una cumplía con las características de un imagotipo, una de las cosas que Rodrigo buscaba para la imagen del blog:



Hemos observado la lámpara en la mesa de noche en fotografías y películas, seguramente en tu casa hay una, y me resulta muy curioso que sea un objeto fuertemente relacionado con la lectura; como si uno no pudiera existir uno sin el otro. Es claro que necesitamos luz para poder leer, ¿pero por qué parece ser una actividad que se reserva para la noche? Por ahí también va la idea de escribir cartas bajo una luz tenue, es bastante romántico, muy poético.


Por esta razón, la "A" se transformó para ser la pantalla de una lámpara, la representación de la luz sobre la lectura. Es necesaria la transformación de la "O" a un libro para cumplir con esta relación, y así logramos que ambos objetos coincidieran para crear un símbolo. Sin embargo, todavía no era inexcusablemente un libro, le faltaba un elemento.



Un separador de libros puede parecer obvio, pero no fue la primera opción. Antes de llegar a ese resultado, se exploraron líneas, sombras, doblez de página, la costura a la mitad, e incluso "ponerle" más páginas. Este fue el logotipo final, sigo enamorada del resultado.

Identidad digital


Era momento de ponerle color al asunto, pero al ser una identidad completamente digital, la selección de color representaba varios desafíos, sobretodo porque se movía principalmente en Instagram, y pensando en que existe una versión oscura y una clara, se tomó como inspiración para crear una paleta que pudiera funcionar bajo el mismo concepto.



Los colores son muy similares, con ligeras variaciones para lograr un mayor contraste, lo que permite que el blog tenga opción de trabajar con ambos fondos sin perder la coherencia en la identidad gráfica. Ahora bien, se debían presentar las variantes del ícono principal con la paleta de color aplicada en cada versión para observar su comportamiento visual.


El color nos permitía jugar con las formas, de manera que podíamos convertirlo en una secuencia. Cuando el color permanece en el contorno de la lámpara, lo interpretamos como que se encuentra "apagada", pero para lograr esto con el libro, este se decidió mostrar "cerrado" con un rectángulo.


La siguiente figura nos permite entender que la lámpara se encuentra encendida, y aunque el libro se encuentra abierto, este no está "encendido"(siguiendo la regla del párrafo anterior). Esto nos da la oportunidad de interpretar el conjunto como el momento en el que empiezas el libro, pero todavía no estás "picado", todavía no estás "metido" en la historia.


En el momento en el que finalmente te sumergiste y te dejaste llevar por el libro, será cuando ambos se encuentren "encendidos", indicando esa conexión autor-libro-lector. Como te contaba antes, la identidad de Cartas de un Lector está llena de referencias casi poéticas, por lo que no puede ser más perfecta.



Algo contemporáneo


Toda la identidad ha tenido un estilo flat, y le sienta bien, pero jugando con el ícono me di cuenta de algo súper padre: podíamos usarlo de manera más dinámica para redes sociales! Integrarlo de manera flat al contenido limitaba mucho las opciones de uso y quería que no pasara por desapercibido, y todo fue cuestión de un clipping mask.



La portada del libro podía presentarse con la identidad de la marca, siendo contenida dentro del elemento principal. Una vez que lo vi, supe que podía integrar escenas de los libros que han sido llevados a la pantalla grande, e incluso texturas con fines meramente decorativos; las opciones se habían multiplicado y el símbolo había adquirido más fuerza.


Ya que tenemos la bases, va lo mero mero


Siendo un blog, era justo y necesario actualizarlo para que siguiera la identidad que se trabajó y partiendo de la base que tenía originalmente, se modificó lo necesario para lograr no solo un cambio de imagen, si no mostrar la diferencia en la experiencia de usuario que hay entre este blog y otros.



Estas fueron las observaciones generales de la página web, y ofrecía una solución:

1. Crear una pantalla de Home donde se pueda hablar del blog en general.

2. Integrar la pestaña de “Acerca de mi” en Home.

3. Colocar los posts más recientes en el inicio.

4. Integrar en la parte inferior el acceso directo de Instagram.


Hubieron comentarios más específicos y elementos que se agregaron posterior al a edición inicial que le sumaban a la personalidad de la página. Se elaboró la maqueta para servir como guía y se buscó apegarse a ella en función a lo que Wix.com (el sitio donde Rodrigo había comprado el dominio y construido la primer versión) nos permitía hacer.



Sin duda alguna fueron los elementos estilo "pluma", los que le aportaron al sitio web lo que en el mood board se expresaba. Te invito a visitarlo para ver los detalles de la identidad en el blog y cómo metimos la identidad hasta en las reseñas. Te dejo el link abajo!

https://www.cartasdeunlector.com


No olvidemos que Cartas de un Lector es un portal promotor de la lectura mediante las cartas de un ávido lector que pretende contagiar el hábito mediante sus creativas reseñas y recomendaciones personales. Para lo anterior, el resultado es una mezcla perfecta entre the good old times y the good new times que incentiva el hábito de la lectura, motiva a unirse al reto y superarlo, pero sobretodo crea una nueva comunidad de jóvenes lectores de habla hispana.


Este caso de diseño me pegó justo en los recuerdos de la manera más linda, y en la identidad se puede ver el detalle y atención que tuvo cada uno de los elementos. Si bien el sitio web resultó un desafío, el resultado es totalmente satisfactorio para ambas partes y es una oportunidad para explorar más la plataforma. ¿Qué opinas del resultado? Deja un comentario y platicamos!